En la fase de diseño de producto, los adhesivos híbridos ofrecen un mayor grado de libertad a la hora de crear e innovar, tanto en lo que se refiere a la pieza como a su proceso de fabricación. Estéticamente las uniones son invisibles, resuelven problemas minimizando la concentración de tensiones, y mejoran el funcionamiento mecánico ya que facilitan el pegado y sellado de la pieza en una sola operación, incluso en uniones multisustrato que de otra forma no sería posible combinar.

En la fase de diseño de producto, los adhesivos híbridos ofrecen un mayor grado de libertad a la hora de crear e innovar.Además, esta capacidad de adherir todo tipo de superficies, por irregulares que sean, presenta un beneficio adicional que las uniones mecánicas no sólo no resuelven, sino que padecen: los adhesivos híbridos son capaces de rellenar las holguras entre superficies irregulares, de forma que no sólo unen, sino que además reparan esas imperfecciones, mejorando la calidad global de la pieza.

Siendo la resistencia uno de los puntos fuertes de los materiales híbridos, no lo es menos su flexibilidad a la hora de unir materiales que pueden o deben doblarse, como es el caso de las cintas transportadoras, con una elevada elongación a la rotura que los métodos tradicionales no pueden reproducir.

Otro de los grandes beneficios de los adhesivos híbridos es la reducción del peso, con una mejora sustancial de la calidad de la pieza sin merma de su resistencia.

En las uniones adhesivas la resistencia aumenta cuando aumenta la anchura y la longitud de la superficie de unión, lo que redunda en una mayor resistencia a la fatiga que las uniones mecánicas.

La distribución uniforme de las tensiones sobre la totalidad de la superficie de unión proporciona un efecto positivo en el estrés estático y dinámico, lo que comporta mayor durabilidad y fiabilidad del producto final.

El coste final de la pieza es otro de los elementos a tener en cuenta. Éste no viene dado únicamente por la reducción del número de piezas sino también por el tiempo de aplicación y fabricación del producto.

Una de las características más innovadoras de los híbridos, es que combinan la resistencia de un adhesivo estructural con la velocidad de fijación y curado del adhesivo instantáneo, lo que reduce el tiempo de espera.

La adecuada combinación de todos estos elementos es la que permite elegir la solución óptima para cada caso en particular, ya que no existen dos superficies iguales ni las condiciones de trabajo son las mismas en todos los casos. Los adhesivos híbridos de LOCTITE garantizan no sólo una unión de calidad, cuyas prestaciones son comparables a cualquier método mecánico sino, lo que es más importante, una mayor vida útil ya que pueden adaptarse a cada situación particular, mejorando el rendimiento de la unión y reduciendo los costes globales de operación.